Otro empleo no es posible

|



Cada vez que se publican datos sobre la creación de empleo surgen las mismas dudas sobre el tipo de empleo que predomina en nuestro país. Descubra a continuación por qué otro tipo de empleo no es posible.


La semana pasada se conoció el último dato de empleo correspondiente al mes de julio, y lo cierto es que fue un dato extremadamente bueno.


Tan solo durante el mes pasado, el paro bajó en 83.993 personas y 84.721 personas netas se dieron de alta en la Seguridad Social. Estos datos constituyen el mejor mes de julio desde el año 1997 y reduce el desempleo existente al nivel que había a finales del año 2009.


Si bien es cierto que durante el verano se crean puestos de trabajo de carácter temporal que contribuyen a que las cifras de empleo sean notablemente mejores que en otras épocas del año, es innegable que España se encuentra desde el año 2013 inmersa en una dinámica de creación de empleo.


Como puede ver en el siguiente gráfico, desde el año 2013 un millón de personas que estaban en situación de desempleo entonces han encontrado un puesto de trabajo.


Sin título


Durante los últimos años, España ha sido el país que más empleo ha creado de toda la Unión Europea, algo que se puede atribuir tanto a la mejora del clima económico como a una mayor flexibilidad del mercado laboral tras la reforma implementada en el año 2012.


A pesar de que la situación del mercado laboral ha mejorado notablemente durante la legislatura de Mariano Rajoy, una de las ideas que mejor recepción tiene entre el público es que casi todo el empleo generado es precario y que por tanto el éxito del Gobierno en materia laboral es muy discutible.


Sin embargo, le invito a hacerse la siguiente pregunta: ¿alguna vez en su historia España ha creado más empleo cualificado que precario?


La respuesta es rotundamente no. Ni siquiera durante los años de fuerte expansión económica de finales de la década de los 90 y principios de la década pasada, España ha destacado por la creación de empleo cualificado como sucede en los países del Norte de Europa.


Los tres sectores que más empleo generan en España son históricamente la construcción, la hostelería y el sector auxiliar y administrativo. Esto era así tanto antes de la crisis como en la actualidad.


Por sus características, España no puede aspirar a tener una economía como la que tienen los países del Norte de Europa.


Partidos políticos tanto de corte liberal como Ciudadanos como de corte socialdemócrata como el Partido Socialista proponen ambiciosos planes de inversión pública destinados a cambiar la orientación de la economía española.

Sin embargo, la orientación de una economía no responde a lo que decide un solo agente económico como el Estado, sino que responde a las capacidades y a las decisiones tomadas por los millones de agentes económicos que componen dicho sistema económico.


No es posible por tanto cambiar la orientación de la economía a voluntad como quieren hacerlo PSOE o Ciudadanos; el modelo productivo de nuestro país viene determinado por una serie de factores que escapan al control de cualquier agente económico, por muy elevado o poderoso que este sea.


Factores tan diversos y a la vez tan incontrolables como la cultura, el clima e incluso la religión como estableció a principios de siglo XX el célebre filósofo alemán Max Weber son los que determinan qué producirá y cómo cada país.

En un contexto en el que España incumple reiteradamente los objetivos de reducción de un déficit público excesivo, cualquier intento de cambiar el modelo económico y productivo de nuestro país por la acción del Estado sería algo suicida, ya que esto requeriría un importante incremento de la inversión pública.


Esto no solo no conseguiría cambiar el modelo productivo de España, sino que además repercutiría negativamente en la recuperación económica ya que estos planes de inversión pública se producirían a costa de aumentar los impuestos, algo que en un entorno de elevada incertidumbre política y macroeconómica como el actual no podemos permitirnos.

Un cordial saludo,



Alberto Redondo

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.