Rajoy y Rivera abren una vía de diálogo pero mantienen el foco en el PSOE

|



MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, mostró el miércoles un atisbo de optimismo de cara a su difícil investidura tras reunirse con el líder de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, pese a no asegurarse ni siquiera su apoyo y reconocer que su reelección seguirá dependiendo de los socialistas.


Rajoy y Rivera acordaron abrir un canal directo de comunicación entre ambos para hablar sobre el techo de gasto, la senda de déficit y los presupuestos, que quieren tener presentados antes de finales de septiembre, además de negociar un pacto por la unidad de España ante el desafío independentista catalán.


"Hoy hemos dado un primer paso, y la más larga caminata comienza siempre con un primer paso", dijo Rajoy en una rueda de prensa tras su encuentro de alrededor de hora y media con Rivera.


Sin embargo, el líder del Partido Popular no despejó cuándo presentaría su candidatura al Congreso de los Diputados y ni siquiera garantizó la celebración de un debate de investidura si el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) mantiene su rechazo frontal a su reelección.


"Nadie ha dicho que vaya a ser fácil y rápido (...) (pero) si el PSOE vota no en la sesión de investidura no habrá investidura, y si Ciudadanos no colabora será muy difícil que haya un Gobierno con una mínima estabilidad", declaró Rajoy.


Rivera dijo por su parte que la posición de C's no se movería de abstención y se sumó a la creciente presión sobre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, al insistir en que son los socialistas los que aritméticamente pueden permitir la investidura de Rajoy con la abstención.


"Si Pedro Sánchez sigue siendo inmovilista, el país está condenado al bloqueo y estaremos en una crisis institucional sin precedentes", advirtió Rivera, recordando que aunque los 32 diputados de C's se sumasen a los 137 del PP seguirían faltando siete votos para que Rajoy fuera investido presidente.


Ante las insistentes apelaciones de Rivera a Sánchez, los socialistas pidieron respeto a sus posiciones y dijeron que deducían de la reunión un "sí en diferido" de Ciudadanos al PP.


"Respetamos la decisión del señor Rivera de negociar la investidura renunciando a su petición de que Rajoy no sea el candidato pero le exigimos que respete las decisiones del PSOE y de su comité federal", dijeron fuentes del PSOE.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.