siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Bermúdez no asume responsabilidades y culpa a Pedro Sánchez de los datos económicos en Santa Cruz

|


FullSizeRender


SANTA CRUZ DE TENERIFE/ El alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, ha comperecido hoy en rueda de prensa para echar la culpa de los datos económicos del ayuntamiento al Gobierno del Estado. Bermudez ha culpado a la amenaza que supone la “errática” política del Gobierno central, especialmente en materia de déficit público



El mandatario municipal, que explicó los detalles de las cuentas a representantes de los sectores económicos y financieros de la capital, aseguró que “la desconfianza que transmite el Gobierno de Sánchez y su despreocupación por mantener a raya el déficit” son la principal amenaza para que Santa Cruz prolongue su buena situación económica.


El alcalde santacrucero no hizo mención en ningún caso a la política llevada a cabo en materia económica y presupuestaria por otras administraciones como el Cabildo de Tenerife o el Gobierno de Canarias, ambas gobernadas por su partido, Coalición Canaria.



Bermúdez precisó que las previsiones que baraja el Gobierno central en su proyecto de Presupuestos estatales preocupan mucho al Ayuntamiento de Santa Cruz y al resto de administraciones locales, “que son justamente las que se han tenido que apretar más el cinturón en tiempos de crisis”.



“Hemos sido los ayuntamientos los que nos hemos sacrificado más para la contención del gasto y los que hemos contribuido a rebajar el déficit público de todo el Estado, aun siendo los que teníamos que resolver en primera instancia los problemas de los ciudadanos”, señaló.



El alcalde volvió a quejarse y consideró que una relajación en el déficit obligaría en el futuro a realizar nuevos ajustes, que recaerían otra vez en los ayuntamientos e influiría negativamente en la economía local.





“El Ayuntamiento, con sus políticas, se ha convertido en un motor de la economía local y ha tirado de los sectores productivos, bien a través de la inversión pública directa o por la vía de las rebajas fiscales”, enfatizó.



En esa dirección, argumentó que los Presupuestos municipales están diseñados para seguir generando confianza “y coger la velocidad de cruceros que nos permita mantener estos ritmos de crecimiento”.


Aumenta el presupuesto



El Presupuesto General de Santa Cruz de Tenerife para 2019 se sitúa en los 286 millones de euros, con un crecimiento del 6 por ciento.



Las cuentas públicas de Santa Cruz crecen, como ya lo hicieran en 2018 (270 millones) respecto a 2017 (246 millones), gracias al buen comportamiento general de la economía, que se traduce en un alza de los ingresos municipales, tanto en términos de transferencias corrientes de otras administraciones públicas como de la participación en los impuestos, directos y sobre todo indirectos.



Así, las fuentes de financiación del presupuesto están lideradas por los 93,3 millones con cargo a transferencias corrientes (87,9 en 2018), los 62,5 millones de impuestos directos (fundamentalmente IRPF) y los 50,6 millones de impuestos indirectos (IGIC); cantidades que registran un ascenso leve respecto al presente ejercicio.


Estabilidad presupuestaria obligada



Por último, las cuentas públicas de Santa Cruz cumplen fielmente en 2019 los requisitos de estabilidad presupuestaria que se exigen a todas las administraciones públicas españolas.


En esta senda de cumplimiento destaca la caída significativa de los gastos financieros de 0,4 millones de euros, lo que significa una nueva reducción de la deuda; en esta ocasión, del 1,7%, lo que ajusta los intereses de deuda en 1,1 millones.



La deuda en términos globales se sitúa en 26,8 millones de euros a 31 de diciembre de este año y el área de Hacienda prevé su liquidación en el curso de 2019.


En conjunto, la hacienda municipal no registra déficit sino superávit; renueva el compromiso de reducción del endeudamiento para el año próximo y mejora de forma objetiva el pago a proveedores, lo que le permite ahorrar intereses de demora.

Libre@Diario