siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Sí se puede insiste en la gravedad de los vertidos de la EBAR de Cabo Llanos

|


EBAR


SANTA CRUZ DE TENERIFE


Sí se puede insiste en la gravedad de los vertidos de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) de Cabo Llanos, que son de tal magnitud que Dámaso Arteaga, concejal responsable de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, y otros responsables están inculpados por un presunto delito contra el Medio Ambiente, a partir de una denuncia presentada por Sí se puede, según recuerda su portavoz en la corporación, Pedro Fernández Arcila.


Arcila destaca que “es muy preocupante que diariamente se viertan al mar en Santa Cruz de Tenerife 20.000 metros cúbicos de aguas residuales sin depurar por la falta de funcionamiento de la estación de bombeo de Cabo Llanos; esos vertidos no se ven y son muchísimo más graves que los que hemos visto en los últimos meses en La Hondura, tanto es su riesgo que informes científicos alertan de la presencia en la zona de peces con alteraciones genéticas”.


El concejal ecosocialista interviene así en el debate que se está dando en el municipio a raíz de los vertidos de aguas sin depurar en el muelle de La Hondura, que han causado alarma social. A juicio de la organización ecosocialista, este lanzamiento al mar de aguas no tratadas desde la estación depuradora constituye otra actuación que debe sumarse al vertido diario y constante procedente de la EBAR de Cabo Llanos, lo que evidencia la desastrosa gestión de aguas residuales por parte de Emmasa, en manos de la multinacional Sacyr-Vallehermoso.


20.000 metros cúbicos de aguas negras


La nefasta gestión de Sacyr-Vallehermoso al frente de Emmasa está haciendo posible que cada día se viertan al mar 20.000 metros cúbicos de aguas negras sin depurar, lo que supone más de dos tercios del total de la que produce el municipio, y ello a pesar de que existen varios informes que señalan que la depuradora del barrio de Buenos Aires tiene capacidad para tratar más agua de la que en la actualidad procesa antes de su emisión al mar.


Distintos informes técnicos, del Ayuntamiento y de Emmasa, indican que la estación depuradora de Buenos Aires tiene capacidad para asumir el ciclo de las aguas residuales que se producen en la zona baja de Santa Cruz –alrededor de dos tercios de las generadas en el municipio–, con lo que es posible evitar su vertido directo al mar en la zona de La Hondura. Sin embargo, para ello es imprescindible que funcione correctamente la estación de tratamiento y bombeo situada en Cabo Llanos, que no bombea las aguas residuales hasta la depuradora de Buenos Aires.

Libre@Diario