siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

La ACN reclama del Gobierno de Canarias la relación del número de profesionales por categoría que se van a contratar cada año para el PSMC.

|



1


SANTA CRUZ DE TENERIFE


Una de las deficiencias más escandalosas del Plan de Salud de Canarias es al realizar un diagnóstico de la situación de la atención psiquiátrica y la salud mental en Canarias, no cuantificar ni analizar si en la actualidad, se cuenta en los diferentes niveles asistenciales con el número de profesionales necesarios en cada categoría profesional o si esto es proporcional a las poblaciones de referencia. Así mismo, tampoco valora ni analiza si nuestra comunidad cuanta con el número de camas hospitalarias suficientes, o equipos comunitarios de salud mental o plazas de rehabilitación, alojamiento, ocupacionales o de empleo óptimas.


Se espera que un Plan de Salud Mental cuente con una estimación de estos indicadores de estructura para conocer y analizar si puede considerarse que la atención psiquiátrica y de salud mental se encuentra en un nivel óptimo de recursos, pues como sabemos, en esta área de la medicina, la mejor tecnología son los profesionales de calidad y unos dispositivos adecuados. La ausencia de este análisis impide contar con un marco de referencia para poder realizar comparaciones y valoración si la población canaria dispone de la cobertura asistencial necesaria en materia de salud mental. Pues bien, este análisis no se aporta en el PSMC, y es más grave su ausencia cuando se propone poner en marcha una serie de nuevos dispositivos, centros, programas, sin tener una evaluación de los recursos necesarios para ello. Probablemente esta ausencia será reflejo que lo único que se pretende es hacer más con unas plantillas saturadas, más aún, cuando viene bien detallado los indicadores de productividad. Girar el calcetín del modelo ambulatorio reforzado se queda en mera declaración.


Por esto, entre las 16 medidas del Plan de Acción que la ACN ha propuesto como prioridad y marco de consenso financiero, reclamamos un análisis en profundidad de la situación de la salud mental en Canarias en base a los indicadores de estructura y de resultados, para realmente hacer un análisis fecundo de la situación actual y construir las base de su mejora y profundización. Este PSMC con las ausencias que señalamos junto con la improvisación presupuestaria apunta más a un canto de sirena que la profunda transformación de una atención ambulatoria reforzada en una verdadera psiquiatría comunitaria.


La ACN esperaba que este Plan de Salud Mental actualizara las ratios de cobertura asistencial de la población canaria en materia de atención psiquiátrica y Salud mental ya que hasta ahora solo se han realizado al calor del I Plan de Salud De Canarias hace ya más de veinte años. En estos años, la población residente y transeúnte han sufrido incrementos sustanciales, en más de trescientos mil hablantes, las pirámides de población insular han sufrido modificaciones, y la dispersión geográfica y la fragmentación, requieren de una nueva valoración de las necesidades y análisis técnico.


En la actualidad, hay un considerable desequilibrio entre la oferta y la demanda asistencial, lo cual también parece repercutir en algunos de los problemas de la red asistencial: desánimo profesional ante la fuerte demanda, reducción de la calidad asistencial, tendencia al biologicismo y retorno al hospital como recurso, críticas a los procesos reformadores, etc. Profundizar en la reforma psiquiátrica es algo que exige mucho más que voluntad y entusiasmo. La reforma de servicios de salud mental es actualmente un proceso que implica mudanzas de paradigmas cuyas raíces datan de muchos siglos y que exige la capacidad de articular acciones políticas y organizativas a diversos niveles: financieros, técnicos y derechos.


En la red de salud mental aún hoy hay profesionales que trabajan a tiempo compartido y equipos que no disponen de todo el personal necesario, y redes de atención insuficientes. En esta situación cuando se nos habla de la creación de nuevos dispositivos, sin estimación del número de profesionales necesarios y con un improvisado presupuestaria, hacen que una asociación independiente como la ACN se les salten las alarmas y exija a la fueras políticas parlamentarias un mayor compromiso en materia sanitaria en la atención psiquiátrica y Salud mental.



ASOCIACIÓN CANARIA DE NEUROPSIQUIATRÍA


Acn

Libre@Diario