siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Detenido un 'lobo solitario' que quería atentar contra Sánchez

|


MOSSOS


BARCELONA


Un hombre fue detenido en Terrassa (Barcelona) por planear el asesinato del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, según informó el diario Público y confirmaron los Mossos d'Esquadra (Policía catalana).


"Detenido un hombre en Terrassa que pretendía matar al presidente del Gobierno español", publicaron los Mossos en su cuenta de Twitter al agregar que "el arrestado, que tenía un arsenal de armas en casa, ya ha ingresado en prisión".




El 'lobo solitario', Manuel Murillo Sánchez, de 63 años, era vigilante de seguridad, poseía licencia de armas y los medios lo describen como un experto tirador; sin embargo, el presidente del Club de Tiro del Vallés, donde Murillo participaba, habló de éste en declaraciones a TV3, el primer canal de la televisión pública catalana, como "un tirador mediocre, que se entrenaba en la modalidad de aire comprimido, y que es imposible que fuese un francotirador."


Vinculado a la ultraderecha, planeaba el magnicidio tras la decisión del Gobierno de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos.


Murillo carecía de antecedentes penales, por lo que escapó al radar de la Policía, que llevó a cabo su detención después de que una persona diese la voz de alarma al ver en un grupo de WhatsApp cómo el sujeto pedía ayuda para conocer la agenda política y movimientos del presidente del Ejecutivo español.


Un antiguo compañero de trabajo de Murillo manifestó a la emisora de radio RAC1 que este anteriormente adquirió un fusil de francotirador con la idea de atentar contra el expresidente del Gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero.


El detenido ingresó en prisión incondicional en el Centro Penitenciario Brians-2 tras confesar sus planes y dijo estar dispuesto a "sacrificarse por España".


En su residencia, en la que la Policía entró el pasado 19 de septiembre, se hallaron 16 armas de fuego cortas y largas —incluido un fusil de asalto militar Cetme—, un subfusil ametrallador Skorpion vz. 61 y cuatro rifles de altísima precisión, capaces de acertar un blanco a 1.000 e incluso 1.500 metros de distancia.


Además, en su vehículo el detenido llevaba consigo dos pistolas, una de ellas modificada de forma ilegal, según recoge la prensa local.


Público, el medio que reveló las informaciones, asegura que la Audiencia Nacional desechó imputarle un delito de terrorismo, por lo que las diligencias las lleva el juzgado de guardia número 2 de Terrassa y en el número 2 de instrucción, en los que se le procesará por "proposición de homicidio de autoridad" con "tenencia ilícita" de "depósito de armas".


Сríticas a la condena y llamadas a combatir el extremismo


Desde Cataluña, la noticia fue recibida con preocupación y críticas a los delitos de los que se acusa a Murillo.

"Si poner urnas es un delito de rebelión, tengo curiosidad por saber de qué delito acusarán al que tenía un arsenal de armas para matar al presidente del Gobierno", escribió en su cuenta de Twitter el diputado de Junts per Catalunya (JxCat) Josep Costa.




En el mismo sentido se expresó el expresidente catalán Carles Puigdemont, quien publicó en esa misma red social que "si hubiese sido una acción a favor de la independencia, pasarían al menos tres cosas: que habría sido detenido ante las cámaras de televisión españolas, que todos los partidos unionistas estarían criminalizando al independentismo, y que sería acusado de terrorismo; doble estándar".




"Este es el resultado del fomento del odio por parte de la ultraderecha: toda la sociedad, la ciudadanía, los partidos políticos y los medios de comunicación deben hacer frente común contra la violencia y el fascismo", declaró Podemos en un comunicado publicado en sus redes sociales al señalar que "la ultraderecha siempre ha sido una amenaza para nuestra sociedad".




La Moncloa emitió un comunicado en el que garantizó que "en ningún caso se vio comprometida la seguridad del presidente".


El Gobierno lamenta que este tipo de amenazas sea "una constante" a la que se resignan a acostumbrarse, agradece las muestras de solidaridad recibidas y llama a seguir trabajando por un "debate político" que discurra con tranquilidad y normalidad.


Libre@Diario