siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El FMI apunta “riesgos a la baja” que “ensombrecen” el panorama económico de España y pide un "nuevo impulso" reformista

|


Fmi


BRUSELAS


- Rebaja al 2,7% su previsión de PIB para España en 2018

- Ve “crucial preservar el espíritu” de la reforma laboral y pide vincular incrementos salariales al crecimiento de la productividad


El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte de que el ciclo económico alcista en España “está llegando a su madurez” y que existen “varios riesgos a la baja que ensombrecen el panorama a medio plazo”.


Así lo recoge el FMI en su informe ‘Declaración Final de la Misión de la Consulta del Artículo IV de 2018’ publicado este miércoles, en el que estima que la economía española crecerá un 2,7% este año, una décima menos que en sus proyecciones del pasado mes de abril (2,8%).


Para el organismo, la economía mantiene un “tono fuerte”, pero “ha superado ya su pico cíclico”. De cara a 2019, se mantiene la previsión de alza del PIB del 2,2%, todavía por encima de la media de la eurozona.


Esta evolución, se expone en el documento, “refleja tanto un entorno externo menos propicio como un debilitamiento de la demanda interna”.


Según el Fondo, es necesario en España “relanzar el ajuste fiscal estructural y preservar el espíritu de las reformas del mercado de trabajo”. Estas políticas, añade el organismo, “pueden y deben verse acompañadas de esfuerzos que fomenten un crecimiento más inclusivo y promuevan objetivos sociales”.


Entre los riesgos internos, el FMI apunta “las presiones para derogar las reformas y la continuación de una política fiscal procíclica”.


De esta manera, apuesta por “reconstituir los colchones fiscales”, que quedaron “agotados” durante la crisis. Esto significa, detalla el organismo, que la política fiscal “tendría que aprovechar plenamente las condiciones económicas, que todavía son fuertes, para reducir el elevado nivel de deuda pública más rápidamente”.


De lo contrario, España se vería obligada a aplicar un ajuste fiscal procíclico cuando la economía se vea afectada por shocks futuros, alerta el Fondo.


DÉFICIT Y PRESUPUESTOS


El FMI destaca que el objetivo de déficit público del 1,8% del PIB anunciado por el Gobierno para 2019 es “crucial y apropiado”, implicando un esfuerzo estructural que ronda el 0,5 por ciento del PIB.


En este punto, señala que el Presupuesto de 2019 necesita incluir un “paquete de medidas creíble”, para reconocer que las autoridades no han completado aún la elaboración de las cuentas públicas del año que viene y que no se puede evaluar si las propuestas preliminares son “suficientes para cumplir el objetivo de déficit”.


Las medidas en materia de ingresos, el instrumento de ajuste elegido por el Gobierno, pueden contribuir a un ajuste fiscal sostenido a medio plazo, pero resulta esencial proyectar con “prudencia” el impacto recaudatorio de las nuevas medidas y “planificar actuaciones de contingencia que puedan compensar con celeridad cualquier deficiencia de ingresos”, subraya.


REFORMA LABORAL


En cuanto al mercado laboral, el Fondo señala que aunque éste “ha continuado fortaleciéndose”, siguen existiendo “retos significativos”. “Muchos siguen excluidos del mercado laboral formal, se enfrentan a una situación de empleo incierta o trabajan menos horas de las que quisieran”, apunta el organismo internacional.


Por ello, considera que para hacer más inclusivo el mercado laboral se requiere “mayor flexibilidad salarial”, una iniciativa que fue introducida con la reforma laboral del PP y que, defiende, “ha sustentado la recuperación económica de España, con abundante creación de empleo, y la recuperación de la competitividad”.


“Resulta crucial preservar el espíritu de las reformas, en particular la prevalencia de los convenios colectivos de empresa sobre los sectoriales”, reclama el Fondo, quien añade que además “se necesitan esfuerzos para corregir algunas carencias existentes en la legislación laboral”.


SALARIOS


Sobre los futuros incrementos salariales, dice que “deberían seguir al crecimiento de la productividad”, para agregar que “son bienvenidas las directrices sobre los aumentos de los salarios en general acordadas en julio por los interlocutores sociales”.


Sin embargo, asegura, con incrementos “pronunciados” del Salario Mínimo Interprofesional “se pondrían en peligro las oportunidades de empleo de los menos cualificados y de los jóvenes”.


Por otra parte, aboga por “aumentar el atractivo de los contratos indefinidos”, algo que “continúa siendo una prioridad para la política de empleo”. También señala que afrontar la dualidad del mercado de trabajo y la elevada tasa de desempleo estructural ayudará, “de forma significativa, a reducir la desigualdad”.


MÁS REFORMAS


El FMI subraya que “la agenda de reformas estructurales requiere un nuevo impulso”, ya que las perspectivas de crecimiento a medio plazo “saldrían beneficiadas” si se realizasen esfuerzos para reducir la fragmentación regulatoria entre los tres niveles de las administraciones públicas, para mejorar el acceso a los mercados y la competencia y para reducir las barreras al crecimiento empresarial.


Señala, además, que una mejor coordinación de las políticas en materia de investigación e innovación entre las distintas administraciones públicas, con acciones que atenúen los factores que limitan el aprovechamiento de los incentivos a la I+D y a la cooperación entre ciencia y empresa, “podrían ayudar a expandir la capacidad innovadora del sector privado”.


Por otra parte, considera que los intercambios sistemáticos de mejores prácticas en el sistema educativo, así como las revisiones por pares a nivel de las comunidades autónomas, “podrían contribuir a la reducción de las diferencias regionales en cuanto a resultados educativos”.

Libre@Diario