siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Intento desesperado de la UE para evitar la guerra comercial con EEUU

|


UE


BRUSELAS Bruselas hará un último intento para convencer a Donald Trump de que no siga adelante con su plan de imponer aranceles al sector del automóvil de la UE, aunque la esperanza de evitar una guerra comercial con EEUU disminuye. 


Representantes de la Comisión Europea, incluido su presidente Jean-Claude Juncker, se reunirán mañana miércoles con Trump en Washington, un encuentro destinado a reducir las tensiones, estudiando distintas vías de negociación. En una señal de la seriedad con la que se toma Bruselas la amenaza a sus exportaciones de automóviles, la Comisión Europea ha estudiado los productos de EEUU sobre los que podría tomar represalias si las negociaciones fracasan, 


Al parecer, la Comisión estudia distintas opciones, como la de imponer aranceles del 20% a productos de EEUU valorados en 10.000 millones de euros u optar por una lista más extensa de productos, con aranceles valorados en 18.000 millones. El viaje de Juncker llega después de las repetidas amenazas de Trump que, de cumplirse, supondrían un golpe de 50.000 millones de euros solo en aranceles al sector del automóvil. 


En los últimos días ha habido una escalada de acusaciones por parte de Trump, que llegó a asegurar que la UE era un enemigo que se había aprovechado de EEUU en materia comercial. Trump ya ha aplicado aranceles a las exportaciones de acero y aluminio de la UE y está inmerso en una guerra comercial con China. EEUU investiga si las importaciones de coches representan una amenaza para la seguridad nacional. 


Las posibles represalias de Bruselas se basan en que la imposición de aranceles sobre los coches de la UE supondría una violación de la normativa de la OMC, lo que permitiría a la EU tomar medidas en respuesta a la decisión de Trump.La Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, que acompañárá a Juncker a Washington, dijo la semana pasada que el objetivo era "ver cómo podemos trabajar juntos para disipar las dudas en materia comercial".


Entre las iniciativas elaboradas por Bruselas se encuentra la posibilidad de llevar a cabo negociaciones plurilaterales entre los principales países exportadores de coches para un posible acuerdo de reducción de aranceles o mantener conversaciones entre la UE y EEUU para un acuerdo comercial de cara a reducir los aranceles a una lista más extensa de productos industriales.No obstante, las autoridades de la UE no creen que se vayan a producir avances porque EEUU no ha mostrado demasiado entusiasmo por el tipo de negociaciones internacionales que sugiere Bruselas. Juncker también se enfrenta a un tira y afloja con algunos gobiernos como los de Francia y Holanda, y dejó claro la semana pasada que la UE no debe negociar si se enfrenta a una amenaza. 


Los diplomáticos de la UE creen que, en este caso, las negociaciones sólo podrían tener lugar si Trump retira los aranceles al acero y el aluminio y su amenaza al sector del automóvil. Los diplomáticos de la UE opinan que, llegado este punto, la diferencia la marcará una posición de unidad de todos los países del bloque en aspectos como el rechazo de las concesiones unilaterales a EEUU. "No pensamos plantear ofertas. De momento es un intercambio de opiniones", aseguran.

Libre@Diario