siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Patrimonio perdido

|


Patrimonio


LIBRE@DIARIO/DIGITAL/OPINIÓN/EDITORIAL


Patrimonio perdido


Una amiga de la infancia y su esposo, que viven hace unos 35 años en San Diego, California, llegaron el pasado domingo a Santa Cruz de Tenerife en un crucero. Los llevé a los sitios que merecen verse en la ciudad y se quedaron maravillados, por un lado, y aturdidos, por otro.


Los desconcertó la hazaña arquitectónica del Auditorio y los amagos modernizadores de la zona alrededor, en cuyos yermos, opinaron, podía levantarse una coqueta ciudad environmentally friendly, la tendencia urbanística de los últimos años en todos los países avanzados que albergan ciudades con necesidad de expansión y al mismo tiempo conservan un cierto sentido de equilibrio entre medio ambiente, población y desarrollo.


Después de una parada y una ligera merienda en Plaza del Príncipe, entramos antes del mediodía en el barrio de El Toscal, donde expresaron una profunda pena ante el estado de abandono de la zona, a la cual consideraron como el verdadero tesoro turístico de Santa Cruz, porque -aseguraron- “para ver ciudades futuristas y arquitectura asombrosa mejor visitar Dubai, Sidney o Singapur”.


Alabaron el centenar de edificaciones que guardan memoria de lo autóctono y local, que en el fondo es lo que busca el visitante, pero al mismo tiempo se mostraron incapaces de entender la desidia en que se encontraba la zona.


En el barrio de El Toscal -afirmaron-, es patente el desprecio No sólo por la historia, por la arquitectura y aún por el arte, sino que también es evidente el desamor por la herencia cultural, el patrimonio que singulariza a un pueblo, y que se supone tiene también un valor sentimental al ser el fruto del esfuerzo de los ancestros.


Cuando los despedí a la entrada del muelle, después de un almuerzo relajado y ameno y una larga caminata por la Avenida de Anaga para bajar los vinos del norte, tuve la sensación de que Olga y José se marchaban de Santa Cruz con alto aprecio por los caldos pero muy pobres valoraciones sobre la ciudad… y peores recomendaciones para sus conocidos y amistades.




Luis Manuel González Maristany, periodista


LINKEDIN  

Libre@Diario