siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Canarias aún no tiene regulada la Atención Temprana

|


EDDC.NET / SANTA CRUZ DE TENERIFE


María Teresa Cruz Oval (*)


1. La publicación del Libro Blanco de la Atención Temprana en España en el año 2000 supuso un antes y un después para el abordaje e intervención de la misma, y al albor de la misma, diferentes comunidades autónomas decidieron regularla en su ámbito competencial.


2.La Ley 39/2006, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia en su disposición adicional decimotercera aborda, que en el seno del Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia se promoverá la adopción de un plan integral de atención para los menores de 3 años en situación de dependencia, en el que se contemplen las medidas a adoptar por las Administraciones Públicas, sin perjuicio de sus competencias, para facilitar Atención Temprana y la rehabilitación de sus capacidades físicas, mentales e intelectuales.


3. Con la Resolución de 28 de octubre de 2010 del Consejo Territorial del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia y Real Decreto 175/2011, de 11 de febrero la Atención Temprana se configura dentro del SAAD como una prestación asistencial con la tipología de servicios para la promoción de la autonomía personal para las personas de 0 a 6 años reconocidas en situación de dependencia con Grado I.


4. En noviembre de 2017 el GP Socialista en el en la comisión de derechos de la infancia y la adolescencia del Congreso de los Diputados presentó una PNL para que la atención temprana fuera incorporada en la cartera de prestaciones de la Seguridad Social, la misma fue aprobada con 34 votos a favor y uno en contra.


5. En esta legislatura se han formulado por los diferentes GP, varias preguntas y comparecencias sobre la AT.


6. El anterior consejero de sanidad promovió una mesa de coordinación entre los departamentos de educación, políticas sociales y sanidad para promover una atención integrada entorno a la Atención temprana. La comisión tuvo dos reuniones en el año 2016 y una en el año 2017.


7. La señora Glez Taño formuló en el mes de marzo de 2017 una pregunta al actual consejero de sanidad, cuyo tenor literal : “dado que usted es nuevo en esta tarea, tal y como también lo es la consejera de Asuntos Sociales, queríamos recordarle y manifestar el compromiso de este Parlamento, en este caso la intención de nuestro grupo parlamentario, de trabajar en favor de la elaboración de este plan a lo largo del año 2017 y nuestro interés, que hoy viene a cuento, de preguntarle cómo van estos trabajos; y de reiterarle, tanto a usted como al resto de consejeras afectadas de este grupo de trabajo, nuestro compromiso en esta materia, que tanto sufrimiento produce a los padres y madres que de pronto se encuentran con un problema de este tipo y no saben a dónde acudir y qué futuro les espera a sus niños y niñas”.


Según el consejero de sanidad: “los acuerdos que han adoptado en estas mesas hasta el momento han sido, desde la consejería de Sanidad, que se revisará toda la documentación aportada en esas dos reuniones y se elaborará un documento unificado, y por parte de la consejería de Educación y de Atención Social, que se elaborará un documento con la normativa existente, los recursos humanos y materiales que poseen, la población que están atendiendo y qué intervención realizan y cómo se coordinan estas a día de hoy.


Sin embargo, a pesar del interés mostrado por el GP que sostiene al gobierno y el interés aparente del consejero de sanidad, lo cierto es que ha transcurrido el año 2017 y seguimos sin plan y sin una estrategia clara de las acciones que tiene previsto emprender el Gobierno de Canarias con la AT.


8. Canarias es una de las tres CCAA que no tiene regulada la atención temprana.


9. El GP Socialista, en la enmienda al PPL de servicios sociales, no sólo ha contemplado la AT como una prestación del catálogo de prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales sino que incorpora toda una sección a la coordinación y colaboración de carácter social y sanitario.


Señorías, el desarrollo infantil es un proceso dinámico muy complejo en el que, sobre una base genética determinada, interactúan múltiples factores biológicos, psicológicos y sociales. Cualquier alteración de estos factores y en cualquier etapa (pre-, peri-, neo-, posnatal y/o primera infancia) supone un riesgo para el desarrollo del niño. Se estima que un 10% de la población infantil podría presentar trastornos en su desarrollo. Abordar esta cuestión resulta, por tanto, de gran trascendencia individual, familiar y social.


La evidencia científica pone de manifiesto que algunos de los trastornos señalados son evitables, que otros son corregibles, al menos parcialmente, y que las consecuencias negativas de gran parte de todos ellos, incluyendo los que afectan al ámbito familiar, pueden paliarse con un abordaje adecuado.


En términos generales, puede afirmarse que las actuaciones en esta materia tienen una relación coste-beneficio favorable. Pero más importante que esta impersonal cuantificación resulta lo que tiene que ver con el valor de la equidad, la justicia social y el concepto de bienestar en una sociedad avanzada.


Se trata de atender sobre todo a quien más lo necesita, respetando la igualdad, la diversidad y la autonomía, y posibilitar, en último término, la mayor participación social.


Al conjunto de intervenciones orientadas a prevenir y tratar, en lo posible, estos trastornos, desde una perspectiva global sanitaria, social y educativa, se le conoce como Atención Temprana, pudiendo definirla como: “conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos” (Libro Blanco de la Atención Temprana; Real Patronato sobre Discapacidad).


La naturaleza multifacética de los trastornos del desarrollo infantil requiere un abordaje interdisciplinar especializado y debidamente coordinado.


Los niños y niñas con problemas en su desarrollo son sujetos de pleno derecho de nuestra sociedad, que deben estar amparados por los principios de la Declaración Universal de los Derechos del Niño.


Nuestro Grupo Parlamentario considera que la intervención en la población infantil susceptible de sufrir alguna limitación en su desarrollo se configura como el mejor instrumento para superar las desigualdades individuales que se derivan de la discapacidad.


Señorías, convendrán conmigo que la indefinición normativa y competencial en materia de atención temprana continúa dejando en tierra de nadie este sector estratégico para conseguir que la población infantil con algún retraso en su desarrollo disponga de los recursos y las atenciones oportunas para superarlo.


La AT temprana requiere tres niveles de intervención: primario, secundario y terciario en tres ámbitos: sanidad, servicios sociales y educación. Esta cuestión de base es fundamental para la prevención, detección e intervención.



(*) Portavoz de Políticas Sociales del Grupo Socialista en el Parlamento de Canarias

Libre@Diario