siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

Los Macguffins en la película del “Procès”

|


ld2



OPINIÓN / EDITORIAL@


En un artículo de La Vanguardia de hoy se hizo referencia al conejo amarillo que aparecía en la papelera de Puigdemont como un MacGuffin. No va descaminado.


Para los que no son cinéfilos, habría que aclarar que Alfred Hitcoock se refirió por vez primera al “concepto MacGuffin” en 1939, durante una charla que impartió en la Universidad de Columbia. El MacGuffin vendría a ser un elemento de la trama que despierta el interés de los personajes pero que, en realidad, no tiene ningún peso específico en el conjunto de la película, ya que podría ser sustituido por otro objeto o concepto y la historia se mantendría inalterable. El uso del MacGuffin es habitual en los thrillers, pues ayudan a crear suspense y a que el espectador desvíe su atención hacia algo que en realidad no tiene importancia en la historia que nos quieren contar.


Como la técnica argumental podría ser cualquier cosa, a Alfred Hitcoock se le ocurrió decir que “podría ser un nombre escocés, tomado de una historia de dos hombres en un tren” de ahí surgió el nombre. Hay que dejar claro que Alfred Hitchcock no fue el inventor del MacGuffin, en realidad lo que hizo fue ponerle nombre.


Retornando al conejo amarillo en la papelera de Puigdemont, me atrevería a asegurar que si trata de un MacGuffin sería un MacGuffin dentro otro, algo así como el argumento de la magistral película “La noche americana”, en la que François Truffaut nos supo envolver una película dentro de otra. Y es que el propio Puigdemont fue un Macguffin de Artur Mas, antes que él mismo utilizase a Quim Torra.


Jordi Pujol vendría a ser El Alfred Hitcoock de la política catalana y a la postre el inventor de los MacGuffins que desvían la atención de la trama principal, que no es otra que las tribulaciones de la antigua CiU para mantener el poder en Catalunya, utilizando hábilmente como un kleenex a la izquierda 2.0 para lograr la mayoría de escaños.


Porque Artur Mas, Puigdemont y Quim Torra no son más que personajes insustanciales que despiertan el interés del espectador, pero que no tienen mayor trascendencia en la trama. Podrían ser cambiados por cualquier otra cosa sin alterar el “Procès”.


ÁLVARO FELIPE

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.