siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube

El Cabildo reconoce la contribución del Colegio Oficial de Farmacéuticos a la mejora de la sociedad de la Isla

|


LIBREDIARIO@DIGITAL / TENERIFE


El Cabildo de Tenerife entregó ayer [martes 8] la Medalla de Oro de la Isla al Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, que cumple este año su primer centenario desde su fundación en la Isla. El presidente Carlos Alonso reconoció la contribución de esta entidad que, actualmente representa a unos 1.800 colegiados, a la mejora de la sociedad de Tenerife. “Con su trabajo y esfuerzo, han hecho que cada día nos sintamos un poco mejor”, dijo el presidente valorando así su profesionalidad y nivel de excelencia.


Alonso, acompañado por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y por el vicepresidente del Cabildo, Aurelio Abreu, señaló que los farmacéuticos y los médicos establecieron en Tenerife las bases de una sociedad más sana que. al mismo tiempo, se hacía una sociedad más culta. “Los profesionales farmacéuticos prestan un servicio público que atiende a uno de los bienes prioritarios de la sociedad como es la salud y que requiere de un compromiso firme y decidido por parte de las administraciones para garantizar su prestación en condiciones óptimas, tanto para el paciente beneficiario como para el prestatario”, señaló el presidente insular.


El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Schwartz Calero, recogió emocionado la distinción y aseguró que los profesionales de esta disciplina ejercen su trabajo “combinando arte y conocimiento”. “Utilizamos el medicamento que es uno de los grandes bienes sociales”, añadió Schwartz que explicó que este “no solo sirve para mejorar enfermedades o la calidad de vida del paciente durante la enfermedad sino que aporta dignidad frente al dolor y sufrimiento de la muerte”. Destacó el lado humano de esta profesión de alto valor tecnológico y, en esa línea, aseguró que “contribuimos a mejorar la vida de las personas no solo a combatir enfermedades. Guillermo Schwartz concluyó diciendo que “las personas están de paso” y que “lo que permanecen son las instituciones”.


El Cabildo otorga la Medalla de Oro de la Isla al Colegio “por la amplitud de la implantación territorial de las oficinas de farmacia, la solidez del sistema de distribución que han implantado, por su preocupación por la innovación constante en la prestación del servicio y el rigor demostrado por el Colegio en su papel de entidad colaboradora, así como por su compromiso con la formación, la divulgación y la sensibilización de la población”.


El Colegio Oficial de Farmacéuticos “de la provincia de Canarias” se fundó en Santa Cruz de Tenerife en el año 1918 y tiene como primera ubicación la calle Alfonso XIII (hoy calle del Castillo). Posteriormente, en el año 1925, se dictó la Real Orden de 16 de noviembre, por la que se constituyó el Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Canarias Orientales en Gran Canaria, provocándose la escisión de los colegiados de las islas orientales de los de las islas occidentales, antes incluso de la separación provincial por el Real Decreto de 1927.


Desde sus inicios el Colegio Oficial de Farmacéuticos realizó labores de coordinación, con las autoridades de la época, para hacer llegar el medicamento a los ciudadanos. Se comenzó colaborando con las instituciones municipales, principalmente a través de las entidades de beneficencia, acometiendo los primeros trabajos de análisis clínicos o realizando las primeras actuaciones en materia de salud pública de acuerdo a los avances técnicos y sociales de la época.


En las difíciles épocas del racionamiento, el Colegio se encargaba de solicitar más cupos para las islas de productos básicos como el alcohol, algodón, jabón e incluso azúcar para poder elaborar jarabes o antibióticos, insulina y otros medicamentos también escasos que requirieron establecer sistemas de repartos a las farmacias de los distintos municipios para que la población quedara lo mejor abastecida posible.


Entre los farmacéuticos ilustres están profesionales como Emilio Serra Rus, que fue alcalde de la capital, y su hijo don Emilio Serra y Fernández de Moratín que, junto a los doctores Guigou y Domínguez Alfonso, formaron parte del equipo sanitario que luchó contra la epidemia de cólera de 1892.



Diferentes actividades


En la actualidad, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, ubicado en el número 24 de la calle 25 de julio, representa a casi 1.800 colegiados y desarrolla actividades profesionales para las distintas áreas del ejercicio farmacéutico. Estas incluyen la Oficina de Farmacia (en las diferentes figuras de titulares, adjuntos, sustitutos o regentes); los análisis clínicos; los farmacéuticos ortopedas; ópticos; los que llevan a cabo actividades de dermofarmacia o los que trabajan en las empresas y cooperativas de distribución que hacen posible que el medicamento llegue a cada uno de los rincones de las islas en las mismas condiciones en la capital.


Por último, en áreas tan importantes como la investigación y la docencia, la alimentación o las administraciones públicas los farmacéuticos también tienen sus representantes colegiales.


El objetivo principal del Colegio Farmacéutico ha sido el de actuar como interlocutor entre los profesionales y las instituciones y ha estado especialmente empeñado en que los medicamentos estuvieran al alcance de todos los ciudadanos, incluso de aquellos que habitaban en zonas alejadas de los núcleos centrales de las islas. Consiguieron así eliminar las barreras de accesibilidad por cuestiones no solo territoriales sino además económicas, contribuyendo a la distribución de las oficinas de farmacia y los medicamentos en toda la geografía insular y a la adecuación de los turnos de guardia a las necesidades de los usuarios en cualquier rincón de la geografía isleña.


También se ha preocupado en ofrecer el mejor servicio a los ciudadanos. Por ello, sus principales actividades estuvieron siempre orientadas a una completa y actualizada formación, a promover la calidad y las conductas deontológicas de los profesionales que garanticen el servicio con equidad o actuar como interlocutor con las administraciones sanitarias y políticas para contribuir a las mejoras en la salud de los ciudadanos.


A lo largo de todos estos años el Colegio ha dedicado gran parte de su labor a promover la formación continua de sus colegiados, a través de una amplia oferta de cursos, charlas, talleres o campañas.


En paralelo, y comprometido con su obligación de informar y transferir sus conocimientos a la sociedad, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife lleva a cabo de manera regular actuaciones de divulgación sobre temas de actualidad. Estas iniciativas han tenido siempre gran aceptación y un significativo impacto en los distintos medios de comunicación, que se han ocupado de trasladar los mensajes lanzados al resto de la opinión pública.


Asimismo, el Colegio colabora con otras entidades en campañas dirigidas a sensibilizar a la población en la prevención y la promoción de la salud y hábitos saludables, relacionadas con el tabaquismo, la anticoncepción, la detección precoz de la diabetes, la prevención del cáncer de piel o la educación nutricional infantil.


Dentro de la actividad asistencial de la oficina de farmacia destacan los proyectos “conSIGUE” y “Adhiérete”, destinados a proporcionar un seguimiento farmacoterapéutico y evaluar la adherencia a los tratamientos de pacientes mayores, crónicos, polimedicados e incumplidores; ambos proyectos han conseguido mejorar la calidad de vida y los problemas de salud no controlados de los enfermos, disminuir las visitas a urgencias y reducir los ingresos hospitalarios, permitiendo una significativa reducción de la relación coste/efectividad. Actualmente, el Colegio está inmerso en un nuevo proyecto denominado “AdherenciaMED” para facilitar a los pacientes el cumplimiento terapéutico y la adherencia a los tratamientos mediante el uso de dispositivos móviles. En este contexto, el Colegio participa también de manera activa en la redacción del Plan de Salud de Canarias junto al resto de colegios profesionales sanitarios.


El Colegio desarrolla además una importante labor social, participando activamente en colaboración con otras entidades en diversas acciones de recogida de alimentos; de fomento de las donaciones de sangre; de cooperación al desarrollo internacional; o de recaudación de fondos, como la llevada a cabo con la primera carrera "Meta Solidaria” a beneficio de la asociación "Niños con Cáncer, Pequeño Valiente”. Asimismo, colabora con el programa de dinamización sociocultural e intervención social “Ansina” del Cabildo de Tenerife para el desarrollo de diferentes actividades y actuaciones con los centros y asociaciones de mayores.


También ha mostrado su compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sostenible a través de la implantación de 680 puntos del Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases (SIGRE) en las oficinas de farmacia. Esta medida tiene un doble objetivo: reducir los perjuicios medioambientales que los envases y restos de medicamentos pueden ocasionar y reducir la acumulación y uso inadecuado de medicamentos en los hogares.


El Colegio fue pionero a nivel nacional en el desarrollo y puesta en marcha de la “receta electrónica”, que tanto ha contribuido a la mejora del servicio a los pacientes. Y muy recientemente, quedó creada con la Universidad de La Laguna la “Cátedra Institucional en Farmacia Asistencial”, primera tanto a nivel regional como nacional orientada a fomentar el correcto uso de los medicamentos.


Todos los servicios que ofrece el colegio están contemplados como un sistema completo e integrado orientado a mejorar la calidad de vida, prevenir enfermedades y obtener los mejores resultados en salud.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Libre@Diario